“Incentivar a los usuarios libres y regulados a participar de forma activa podría ser clave. Mejor una política positiva de participación de la demanda que una de restricciones”. Sebastián Novoa, director ejecutivo de Ecom Energía.

En medio de la extrema sequía que está afectando al país, las precipitaciones de las últimas semanas han dado un respiro al sistema eléctrico. Aunque la situación sigue siendo exigente, existen algunos indicadores positivos.

Por ejemplo, desde mediados de agosto el embalse Rapel ha mejorado sustancialmente su capacidad, pero además se ha elevado la generación hídrica a nivel nacional, ya que si la semana del 16 de agosto esta representaba un 11% de la producción del sistema, la semana pasada llegó al doble, con un 22% de la matriz. Otro efecto que ha tenido el fenómeno es la reducción del uso de fuentes térmicas, que pasó de un 68% a 53% en el mismo período. Con todo, se prevé una mayor participación de las centrales solares, considerando la mayor duración de la luz del día al acercarse la época estival.

Junto con el crecimiento de la generación hídrica, el fundador de la consultora SPEC, Carlos Suazo, destacó que se ha observado una recuperación del nivel de agua embalsada a valores similares a los disponibles durante el año 2020, esto es, cerca de 1.900 GWh, indicadores que de todos modos siguen siendo niveles considerados como secos. ‘La última campaña de Medición de Rutas de Nieve ya dio cuenta de mejores estimaciones de probabilidad de excedencia cercanas al 75% y 90% para la cuenca del Laja y del Maule, respectivamente.

No obstante, dichos valores se deben considerar como referenciales, por cuanto aún queda parte del período de invierno, durante el cual podrían cambiar las condiciones de acumulación de nieve’, sostuvo Suazo. Sin embargo, el director ejecutivo de Ecom Energía, Sebastián Novoa, apuntó a que ‘si bien los niveles de embalse han repuntado, esto se debe primordialmente al cambio en las políticas de administración del agua; en términos generales, no ha cambiado sustancialmente el panorama general. Todo indica que la gestión de las centrales térmicas, en lo que respecta a cadena de suministro de combustible y mantenciones programadas, será clave entre octubre de 2021 y abril de 2022’.

El 11% fue el promedio de generación hidroeléctrica en el país en la semana del 16 de agosto.

Fuente: El Mercurio