Andrea Kuster, coordinadora del área legal de Ecom Energía.

Cuando pensamos en la interrupción del suministro de energía, el tema de las compensaciones juega un rol muy importante para los usuarios, pues este es el mecanismo de nuestra regulación que permite mitigar los eventuales perjuicios provocados a los usuarios en razón de fallas en el suministro.

En el ámbito regulatorio, actualmente tenemos dos figuras distintas que regulan las compensaciones por indisponibilidad de suministro eléctrico: la primera, que rige las compensaciones cuya interrupción se haya ocasionado por fallas en las instalaciones del sistema de distribución (artículo 16-B de la Ley 18.410); la segunda, que rige las compensaciones cuya interrupción se haya ocasionado por fallas en instalaciones que no prestan servicio público de distribución (artículo 72º-20 de la LGSE), como son las empresas de transmisión y de generación de energía.

La primera compensación es siempre regulada y su pago es determinado por la SEC en conformidad a las disposiciones referidas en la ley. A diferencia, la compensación establecida en el artículo 72º-20 de la LGSE estipula formas de valorización distintas para clientes regulados y libres, además de dejar abierta a estos últimos la posibilidad de negociación entre las partes sobre la aplicación o no de las disposiciones constantes en el referido artículo, lo que permite que los clientes libres puedan negociar distintas compensaciones para las interrupciones de suministro ocasionadas por fallas en instalaciones de generación o de transmisión. Lo que hemos visto en la práctica, no obstante, son contratos de suministro que no contemplan el pago de compensaciones o que acuden a lo dispuesto en la Ley. Rara vez se ven compensaciones más beneficiosas a los clientes.

En este contexto, hay que considerar que, por la conformación del sistema eléctrico, para que una falla en una instalación de transmisión o generación genere indisponibilidad de suministro a los usuarios finales es necesario que dicha falla tenga la magnitud suficiente para “botar la red”, en concreto, debe extenderse lo suficiente para afectar el sistema de distribución y provocar cortes de suministro, dado que es este el responsable por la entrega del suministro físico a los usuarios finales.

La compensación del artículo 72º-20 empezó a regir, bajo reglas transitorias, a partir del 1 de enero del 2020 y aún no hemos visto su aplicación práctica, pero probablemente el rol de los suministradores de los clientes libres será mucho más el de recaudar y traspasar compensaciones, que pagar compensaciones directamente, dado que es poco probable que una falla en las instalaciones de un determinado generador que suministre a clientes libres afecte el suministro físico de sus propios clientes. En este contexto, ¿Qué pasará con las compensaciones que recauden los generadores que en sus contratos de suministro no contemplen el pago y/o el traspaso de compensaciones a sus clientes?

Cualquiera que sea su origen, una falla que genere indisponibilidad del suministro eléctrico a los usuarios finales afecta la seguridad y la continuidad de suministro, que son principios que rigen el Sistema Eléctrico y es por ello que a nuestro juicio deberían ser objeto de protección por parte del regulador en todas las situaciones. Lo anterior, mirando desde dos perspectivas: la del pago por parte de aquellas empresas cuyas fallas en sus instalaciones generaron indisponibilidades y la del traspaso de lo que se recaude a los usuarios finales que fueron afectados por los cortes de suministro.

En este sentido, las compensaciones por indisponibilidad deberían ser un punto de partida, el mínimo que se debería compensar al cliente ante este tipo de falla. En el caso de los clientes libres, la libertad respecto a la negociación del tema compensaciones en sus contratos de suministro debería tener un espíritu de “plus” a la compensación regulada, siendo inclusive un factor para que el cliente evalúe la competitividad de la oferta que entregada por el suministrador, y no una puerta para el no pago o no traspaso de compensaciones.