Si bien se trata de alzas importantes, la cantidad de usuarios que se pueden acoger a este sistema está llegando a su límite, aunque podría crecer con la ley de portabilidad que se discute en el Congreso.

Una de las principales tendencias que se han visto en los últimos años en el mercado eléctrico ha sido el crecimiento explosivo de los clientes libres, aquellos usuarios que cuentan con una potencia conectada superior a 500 kW, y que eligen a cual régimen pertenecer, pudiendo optar por negociar contratos directamente con las empresas generadoras.

Según el último Informe Preliminar de Previsión de Demanda elaborado por la Comisión Nacional de Energía (CNE), durante la última década, el consumo de este segmento creció en un 33%, de la mano de clientes que migraron en busca de mejores precios, pero que en el último tiempo se han inclinado también por factores como el origen de la energía o los servicios asociados a los contratos. A 2030 se espera que la demanda de los clientes libres represente el 64% del consumo energético del país, versus el 61% actual.

De esta manera, las proyecciones de la CNE apuntan a una suerte de estancamiento de este mercado, ya que se habría llegado al límite de aquellos usuarios que califican para este segmento. Para graficar esta tendencia, en el informe se explica que en el primer cuatrimestre de este año se observó una reducción de 32% en el número de nuevos clientes libres, y de 78% en la energía comprometida en sus contratos.

En esta línea, apunta a que ya se ha materializado el traspaso de la mayoría de los clientes regulados a libres, principalmente aquellos de mayor tamaño, que son justamente a quienes los ahorros derivados del menor costo de la energía compensan los mayores costos de transacción asociados a la suscripción y administración de un contrato como cliente libre. “A partir del año 2015, se dieron condiciones de mercado muy favorables para los clientes libres en general, y en particular, para aquellos ubicados en zonas de concesión, lo que ha llevado a una migración masiva del régimen de clientes regulados al de clientes libres. Lo anterior, favorecido por el ingreso de nuevos actores y la disminución de costos de las energías renovables”, sostiene el secretario ejecutivo de la CNE, José Venegas.

El gerente general de Ecom Energía – firma dedicada a la comercialización de energía a clientes libres–, Sebastián Novoa, explica que en los últimos meses la competencia que se ha visto en la industria ha crecido con fuerza, incluyéndose en los contratos de suministro la instalación de plantas fotovoltaicas, servicios de telemedida, precios horarios, entre otros, además de una mayor liquidez, que ha repercutido en ofertas más claras.

No obstante, Novoa reconoce que tanto el informe de la CNE como la situación de mercado “muestran que ya se están alcanzando los límites en lo que se refiere a cambios de mercado entre regulado y libre, esto sin considerar el proyecto de portabilidad. Estimamos que deben quedar aún entre 1,5 y 2 TWh al año por migrar, los cuales deben ser clientes pequeños o que aún no confían en el funcionamiento del mercado”. Electromovilidad Otro de los aspectos considerados en el informe son los efectos que se prevén en la demanda de energía por la electromovilidad en medio del boom mundial que se espera para esta industria en los próximos años.

En este contexto, la entidad tuvo en cuenta el escenario de referencia, incluyendo únicamente los consumos asociados a autos y taxis, dejando buses y trenes como demanda asociada a régimen de tarifas libres. Así, la CNE estima un explosivo crecimiento en esta década. Por ejemplo, prevé que en 2025 la demanda por electromovilidad sea de unos 125 GWh al año, casi 600% por sobre los 18 GWh que se esperan para este ejercicio.

La CNE proyecta un crecimiento por sobre los dos dígitos anuales por los próximos 20 años, llegando a un consumo estimado en 2040 de 1.885 GWh para este sector, que lo convierte en uno de los impulsores del alza en la demanda eléctrica del país. Respecto del consumo energético de Chile para 2021, la CNE proyecta un alza de 2,8% versus este año.

Fuente: El Mercurio